COMO HACER FOTOGRAFIA DE COMUNIONES

Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

La fotografía de comuniones es una disciplina del reportaje social en la cual se retrata las emociones de los hijos que realizan la primera comunión. Desde la preparación del niño, los nervios, pasando por la entrada a la iglesia y la ostia sagrada son la parte principal de la fotografía de comuniones.

Antes del día de la primera comunión

Al fotógrafo de comuniones lo primero que te pedirán será unas fotografías para el recordatorio para los invitados. Lo importante en estas fotografías es la formalidad de la fotografía, por lo que la iluminación será lo más uniforme posible, y utilizando planos medios con fondos que no distraigan. El procesado de la imagen debe ser mínimo, ya que se trata de una fotografía formal para un recuerdo eclesiástico.
Más adelante deberás preparar el equipo para las fotografías de comunión. Yo aconsejo llevar equipo ligero y luminoso, ya que con los niños las fotografías son más impredecibles que con los adultos. En los preparativos deberás también ponerte en contacto con los proveedores necesarios, y saber si puedes hacer las fotografías en la iglesia, ya que muchas veces puede haber problemas con eso, y mejor prevenir que curar.

El fotógrafo durante el día de la comunión

Es importante tener en cuenta que los niños son bastante inquietos,Fotografo de comuniones hay que entretenerlos, y si ves que se cansan, dejarle un rato, y vuelves después a sacar las fotografías. En la iglesia puedes moverte solo alrededor, por lo que deberás utilizar el teleobjetivo mayormente, y jugar con el plano-fondo, ubicando al sujeto en el entorno, en este caso la iglesia y su decoración. Deberás acercarte cuando sea la toma de la ostia sagrada, y acompañado de su familia, el fotógrafo debe mostrar el acto detalladamente, pero sin ser excesivamente intrusivo.
Justo antes de finalizar la misa se debe ir fuera para captar la salida del niño, y sus emociones con la familia. Más adelante vendrán las fotografías con los familiares, en los cuales deberás tener paciencia -repito, son niños- y realizar unas cuantas fotografías para asegurar tener la toma correcta.

Más adelante – ya depende del cliente- el fotógrafo de comuniones empezará a realizar las fotografías con el niño en un lugar elegido, solo y con los padres, más adelante se tomarán las fotografías de la recepción, comida y regalos. Este momento es más familiar e íntimo, por lo que dependiendo de la situación con los invitados podrás acercarte más o menos para hacer las fotografías.

Finalmente sé tu mismo, disfruta, y entretiene a los pequeños, y sobre todo realiza un trabajo como fotógrafo de comuniones de calidad.

 

Por | 2017-03-01T19:40:54+00:00 febrero 2nd, 2015|Cómo hacer..., General|