Relatos de una cámara a cuestas – Peñacaira

Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Recientemente me acerque a un pueblo habitado por dos personas, MRelatos peñacaira fotografo alvaro cvganuel y Sotero. El pueblo se llama Peñacaira, y está situado cerca de Valcarce, en la provincia de León. Estas dos personas, ya jubiladas, viven tranquilamente en un pequeñito pueblRelatos peñacaira fotografo alvaro cvgo en el que se auto abastecen, viviendo el día a día en un lugar en el que, probablemente, cuando ellos falten, pasará a estar casi abandonado -eso creo yo-. De vez en cuando sube de visita gente, como por ejemplo un profesor de un colegio de Ponferrada, el cual tiene una segunda residencia en el pueblo.

Relatos peñacaira fotografo alvaro cvgEn medio del monte, Manuel nos comeRelatos peñacaira fotografo alvaro cvgnta cómo se vive aquí. Él dejó su trabajo de palista y se dedicó por completo a cuidar del campo y de los muchos castaños que tienen a su alrededor, los cuales secaban y vendían sus frutos.

.

.

.

.

Sotero, su hermano, Relatos peñacaira fotografo alvaro cvgse dedicaba al hierro, y desde el mismo pueblo trabajaba creando grandes cuchillos artesanos y útiles de metal. Aún hoy en día se puede ver su pequeña herrería en frente de su casa. Los dos hermanos viven en la misma residencia y se tienen el uno al otro, y se apoyan mutuamente en este inhóspito lugar.

Esto hace reflexionar sobre el futuro de los pRelatos peñacaira fotografo alvaro cvgueblos de pocos habitantes, con una historia viva, al margen del consumismo y el estrés de los grandes núcleos, y hace que en este remanso de paz echemos la vista atrás, para así afrontar el futuro de otra forma. Quien sabe, a lo mejor con los malos momentos que estamos viviendo actualmente, sea nuestra salida más segura volver a los pequeños pueblos, enriqueciendo y llenándolos de vida de nuevo, y viviendo con no más que lo necesario, y ya de paso no depender de nadie para vivir nuestra propia vida.

Por | 2017-03-01T19:39:04+00:00 febrero 16th, 2015|General, Relatos de una camara a cuestas|