TEMPERATURA DE COLOR

Compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Hoy voy a hablar sobre algo que viene del mundo del cine y el vídeo, pero también es recomendable tener en cuenta en el mundo de la fotografía, y todo fotografo debería dominar perfectamente. Con la posibilidad de disparar en RAW con las cámaras, cierto es que la posibilidad de correcciones de color pueden llegar a ser más drásticas, modificando ampliamente el color de una imagen, no obstante es bueno partir de una buena base, y experimentar con diferentes fuentes de luz puede ser un paso más en el control de la iluminación en fotografía.

¿Qué es la luz?

La luz es una radiación electromagnética de naturaleza corpuscular y ondulatoria que ocupa una minúscula parte balance de blancos fotografo alvarocvgdel espectro electromagnético. Es denominada comúnmente como espectro visible. El espectro visible abarca aproximadamente desde los 400 nanómetros (violeta), hasta los 700 nanómetros (rojo). Por debajo de los 380nm, se encuentran las radiaciones ultravioleta y por encima de los 700nm las radiaciones infrarrojas. Es importante destacar que estos dos últimos tipos de radiación no pertenecen al espectro visible, es decir, que no son apreciables por el ojo, pero sí afectan a los sensores.

En nuestra vida cotidiana distinguimos los objetos y las personas por su color, sin percatarnos de que realmente el color es una sensación y que el color de las cosas depende del tipo de luz que incide sobre ellas y de su reflectancia espectral. La reflectancia espectral es la capacidad que tiene la materia de absorber ciertas longitudes de onda y reflejar otras cuando una luz incide sobre ella.

Por otra parte, no todas las luces son iguales, ni todas las luces irradian en todas las longitudes de onda. La capacidad de una luz de irradiar, o no, en todas las longitudes de onda se denomina Índice de Reproducción Cromática (IRC o CRI), el cual se mide en %. La luz del sol o las lámparas de incandescencia poseen un IRC del 100%, por lo que se dice que son de espectro continuo, al contrario que otros tipos de luz que solo emiten en determinadas longitudes de onda, y se dice que tienen espectro a rayas o discontinuo, como por ejemplo las lámparas de descarga de los fluorescentes. Estos se verán reflejados en el sensor y en la imagen final, aunque no se vea a simple vista, ya que el ojo humano se adapta a la luz, pero el sensor reproduce el espectro lumínico objetivamente.

Temperatura de color y balance de blancos

William Thomson, físico que más tarde sería Lord Kelvin, observó que al calentar un trozo de carbón, el color de éste varía a medida que va adquiriendo temperatura. Así, desde un brillo rojizo cambiaba gradualmente a un blanco amarillento, aumentando la visión de diferentes proporciones del espectro visible. De esta manera se descubrió un sistema que podría ser útil para clasificar los tipos de luz según su distribución espectral, comparando simplemente una luz con un cuerpo incandescente. Sólo existía un problema: el carbón no es un cuerpo ideal ya que tiene capacidad de reflejar algún tipo de luz. De aquí surge lo que es el cuerpo negro (objeto que absorbe toda la luz y toda la energía que incide sobre él). El cuerpo negro sirve, entre otras cosas, para clasificar las lámparas en función de la similitud del color de la luz que éstas producen con el cuerpo negro calentado a una determinada temperatura, de ahí viene el concepto de temperatura de color, que es medida en grados kelvin, y establecido el punto inicial en el cero absoluto (-273,15ºC), el cual corresponde al punto en el que las moléculas y átomos de un sistema tienen la mínima energía térmica posible. Por medio de la temperatura de color, sabemos la composición espectral de una fuente de luz, y por tanto el color derivado de ésta. Cuanta más alta sea la temperatura de color, más fría será la luz y con más componentes de longitudes de onda azules, mientras que cuanto más baja sea, más cálida será la luz y con más componentes de longitudes de onda rojas. 

En cuanto al balance de blancos, se trata de un ajuste que consigue una reproducción de color correcta sin mostrar dominantes de color, y se suele ajustar con una superficie completamente blanca iluminada con la fuente de luz principal. De esta forma el sensor no reproducirá colores distorsionados o irreales.

Los filtros

En base a todo esto, a la hora de iluminar y ajustar nuestra cámara, lo primero que debemos hacer es identificar las fuentes de luz por su temperatura de color, la cual se puede medir con bastante precisión gracias a un termocolorímetro. Una vez realizado esto, debemos equilibrar todas las luces de tal forma que tengan la misma temperatura de color, y realizar finalmente las modificaciones de color que deseemos en la imagen. Para ello contamos con filtros correctores de color, los cuales calcularemos con los valores mired. Para calcular el valor mired de una fuente de luz se divide 1.000.000 entre la temperatura de color de la fuente, y para equilibrarlo con el balance de blancos ajustado en la cámara debes restar el valor mired de la temperatura ajustada en la cámara o la que queremos obtener, menos el valor mired de la fuente de luz que queremos equilibrar o modificar. En el caso de que el resultado sea negativo se tratará de filtros CTB (azules), y en caso de resultado positivo serán filtros CTO (naranjas). Para saber que tipo de filtro o filtros que necesitas deberás consultar las tablas de filtros de cada marca o casa, y aproximar lo más posible al resultado obtenido anteriormente.

En el mercado también hay más filtros para corregir y modificar la luz. Una gama de filtros bastante utilizados también son los filtros correctores de color, los cuales son muy útiles cuando trabajamos con fluorescentes y LED´s no corregiBalance-de-blancos-fotografo-alvarocvgdos (minusgreen), o para añadir esa tonalidad verde de los fluorescentes a una fuente de luz de espectro continuo (plusgreen). Los filtros ND, disponibles en diferentes gradaciones, y que reducen el paso de luz sin modificar sus propiedades, pero teniendo que aplicar una compensación de la exposición por cada filtro aplicado. Muy útil cuando no disponemos de dimmer, o no tenemos la posibilidad de modificar directamente la fuente de luz o su posición. En cuanto a los filtros difusores, están compuestos por material translúcido que convierte una luz dura y directa en una luz con diferentes grados de difusión. La ventaja de los filtros difusores en rollo es la facilidad para utilizarlos directamente sobre la fuente de luz, en un bastidor, sobre una ventana o sobre un portafiltros. En los filtros difusores la cantidad de difusión es directamente proporcional a la distancia a la fuente de luz, es decir, a mayor distancia, mayor grado de difusión le la luz. Para finalizar, comentar también las utilidades de los filtros de colores sólidos. Filtros coloreados que cubren una amplia gama de tonalidades, y muy útiles en fotografía, cine, video, teatro y espectáculos. La propiedad principal de estos filtros es la capacidad para impedir el paso a una porción del espectro visible de la fuente luminosa, y dejar pasar la luz a la parte del espectro lumínico del color del filtro, así por ejemplo, un filtro verde permite pasar las longitudes de onda asociadas al verde, impidiendo el paso al resto, siendo absorbido por el mismo filtro en forma de calor. Este tipo de filtro podría clasificarse mejor como filtros que modifican las propiedades de la luz, con fines más bien creativos.

Con todo esto me gustaría que ahora apliquéis toda esta teoría en vuestras fotos, y juguéis con diferentes tipos de luz y filtros, equilibrándolas o aplicando efectos diferentes de iluminación.

Por | 2017-03-01T19:47:00+00:00 diciembre 1st, 2014|Consejos, General|